El día 7 de julio de 2011, tras décadas de olvido, Nules recuperó la celebración de la fiesta de la Sangre de Jesucristo. En los estatutos de 1940 queda reflejada la celebración de la fiesta por la cofradía y, basándose en ello se ha recuperado esta parte de nuestra historia –hay que remarcar que hace dos años la cofradía ya recuperó el tradicional e histórico hábito al utilizarlo de nuevo los portadores de la cruz, que hacen el papel de clavarios de la entidad.

“Siendo el principal fin de esta Hermandad promover mayor Gloria de Dios Nuestro Señor y provecho espiritual de los fieles por el culto y devoción de nuestro Señor Jesucristo en el Sagrado Misterio de su paso POR LA CALLE DE AMARGURA CON LA CRUZ A CUESTAS, su amantísimo TITULAR, a la Preciosísima Sangre celebrará en primer lugar con la mayor solemnidad posible todos los años una novena a honra y Gloria de Nuestro Padre Jesús Nazareno, la que dará comienzo el día 29 de Junio terminando el día 7 de Julio, fecha en que es costumbre en la localidad celebrar la Preciosísima Sangre de nuestro Redentor, día en que esta Hermandad celebra la fiesta principal de su Instituto. En dicho día ha de celebrarse por esta Hermandad solemne Función Religiosa con misa cantada y Sermón”.

 

 

La fiesta de la Preciosísima Sangre se estableció inicialmente el domingo siguiente a la festa eucarística de Nostre Senyor, enmarcado en las celebraciones del Cuerpo y Sangre de Ntro. Señor. Sin embargo, atendiendo al acuerdo de la Asamblea General de cofrades de febrero de 2020, la fiesta pasa a celebrarse el ÚLTIMO DOMINGO DE SEPTIEMBRE.

Desde tiempos inmemoriales se ha profesado devoción a la Sangre de Jesucristo, pero fue oficialmente instituida en 1849 por Pío IX. Ya en 1933 Pío XI la elevó a Solemnidad y la extendió a toda la Iglesia, con motivo del  jubileo por el 19º centenario de la redención de Cristo. 

 

 

En Nules, se tiene constancia ya de la celebración de la Preciosa Sangre de Cristo a principios del S. XVII por parte de la Cofradía de la Sangre, tal y como queda reflejado en los libros de contabilidad de la Parroquia.  Se trata pues de una fiesta de singular relevancia, propia de la Hermandad de Nazarenos de la Preciosísima Sangre de Nuestro Padre Jesús, como continuadora de la antigua Cofradía de la Sangre.

 

  

 

La imagen de Jesús Nazareno es trasladada a la Iglesia Arciprestal, donde se celebra una solemne misa en honor a la Preciosísima Sangre, con asistencia de la Junta de la Hermandad, las autoridades civiles y presidida por el clero. Han ocupado la sagrada cátedra el Rvdo. D. Federico Caudé (2011), el Rvdo. D. Vicent Gimeno Estornell (2012 y 2014), el Rvdo. D. Vicent Agut (2013), el Emmo. y Rvmo. Cardenal D. Carlos Amigo Vallejo (2015), el Rvdo. D. Rafael García Castillo (2016), el Rvdo. D. Javier Aparici Renau (2017), el Rvdo. D. Esteban Badenes Agustí (2018 y 2019), el Rvdo. D. Manuel Díaz (2020) y el Rvdo. D. Manuel Agorreta (2021). Durante la celebración los cofrades renuevan su compromiso con la hermandad con una antiquísima oración, tal y como hacían las generaciones pasadas el día de la fiesta. También se realiza las imposiciones de medallas a los nuevos cofrades, siguiendo el rito fundacional establecido en los estatutos de 1940.