"Tomaron pues a Jesús, y Él cargando con su cruz, salió hacia el lugar llamado Calvario,
que en hebreo se llama Golgota".
(Juan 19, 17).

 

La imagen titular de nuestra hermandad, Jesús Nazareno, es obra del escultor nulense D. Enrique Giner Canet (1899-1990).

 

D. Enrique Giner nació en Nules el 20 de julio de 1899. Fue catedrático de la Escuela de Bellas Artes de Valencia desde 1934 hasta 1972. En 1973 fue nombrado Académico de Número de dicha academia, en la que ocupó el cargo de Secretario, y posteriormente de Académico de Honor. Su sólida formación hizo de él un escultor excelente, en cuya obra cabe destacar el perfecto estudio de la anatomía, la belleza compositiva y la fuerza expresiva de los volúmenes. Sin embargo, fue en el arte de la medalla donde destacó como uno de los grandes artistas españoles contemporáneos.

 

 

 

Como escultor, Giner destaca por la maestría y dominio de las herramientas y los materiales de trabajo.

Era un hombre de profundas convicciones humanistas, en el más completo sentido de la palabra, así como de íntimas convicciones religiosas.

 

Enrique Giner recibió en 1940 el encargo de esculpir la imagen titular de nuestra Hermandad, tarea que aceptó muy gustosamente. De sus manos  salió una excelente talla en madera que representa a Cristo, con mirada compasiva y de perdón, en su soledad extrema camino del Calvario. Lleva la Cruz apoyada sobre su hombro izquierdo sujetando el travesaño con las dos manos.

 

Aunque la imagen va vestida con túnica de terciopelo de seda morado y rico bordado en hilo de oro (restaurada por la Hermandad para la Semana Santa de 2007) y peluca natural, está totalmente tallada y es de tamaño natural, siendo el orgullo de toda la hermandad. El paso es llevado a hombros de 20 cofrades.

 

La imagen estuvo finalizada en 1942, y la Hermandad pagó por ella 3500 pesetas de la época. Giner estuvo condicionado a la hora de realizar su trabajo, ya que el rostro y las dimensiones de la imagen debían ser similares a las de la primitiva imagen del Nazareno quemada en agosto de 1936. Sin embargo, su imagen a diferencia de la anterior, es una talla corpórea integral, sin bien al tiempo de policromarla Giner solo intervino en aquellas partes que no iban a cubrirse con los vestidos, dejando el resto de la talla limpia, lo cual nos permite admirar su magistral dominio del arte escultórico.

 

La imagen se puede contemplar en su capilla de la Iglesia del Convento.